Se celebró la ceremonia de entrega de los que son considerados los premios antesala de los Oscar, los Globos de Oro, que reconocen, según la Asociación dela Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), a los mejores en distintas categorías en cine y televisión.

La ceremonía de este año, tras la huelga de guionistas de la pasada edición que obligó a la suspensión del evento, se esperaba con incerteza y bastantes dudas.

En primer lugar se dudaba acerca de si la tan globalizada crisis mundial afectaría a uno de los mayores escaparates del lujo y el glamour universal. Como pudimos comprobar los que asistimos, claro está gracias al televisor, quedamos un vez más atónitos ante la exhibición de vestidos ceñidos en esbeltos y perfectos cuerpos de estrellas relucientes, como Beyonce Nowles o Kate Winslet por poner un par de ejemlos. Grises y negros fundidos entre belleza y glamour un año más.

Con agrado pudimos comprobar como por la tan ansiada alfombra roja, no solo pasaron grandes glorias del cine de todos los tiempos (Dustin Hoffman, Clint Eastwood, Meryl Streep) si no que se tuvo la deferencia de dar cierto protagonismo, al menos en las entrevistas previas l certamen, a nuevos talentos del cine actual como The Jonas Brothers o Miley Cyrus, hija del célebre cantante country Billy Ray Cyrus. Y es que Hollywood no puede permanencer al margen de las nuevas tendencias del cine actual, donde nuevas estrellas adolescentes atraen a miles de jovenes de todo el mundo a las taquillas.

Los asistentes a la gala ya iban preparados para apludir a rabiar con los anuncios de dos más que previsibles premios; el honorífico Cecyl B. DeMille al realizador y productor Steven Spielberg, reconocimiento a toda una carrera, talento, creatividad y saber hacer, y el de Mejor Actor Secundario a Heath Ledger, póstumo reconocimiento al joven actor australiano fallecido recientemente.

La gran sorpresa, una vez más, la irrupción entre los galardonados, de un título de los llamados independientes. La producción en cuestión, Slumdog Millonaire último filme del británico Danny Boyle (autor del ya célebre Transpoiting) recrea la historia de un joven hindú en modo flashbacka través de su participación en el concurso Quieres Ser Millonario ?. Esta historia ha sido acreedora de 4 premios.

A pesar de lo mejores de deseos de Salma Hayek hacía la presencia española en estos premios, ni Penelope Cruz ni Javier Bardem pudieron en sus respectivas categorías con Kate Winslet, vencedora por partida doble, ni Collin Farrell. Vicky, Cristina, Barcelona se alzó al menos con el reconocimiento al Mejor Film Comedia o Musical, escaso reconocimiento al buen quehacer de Woody Allen.

Tampoco llenó el cesto de los premios la aclamada por el público de todo el mundo, Mamma Mia que mediante las canciones de Abba, consigue hilvanar una divertida comedia musical, con la sorpresa de comprobar el gran talento para la música de todo su variado reparto.

Sorprendente, aunque muy del gusto norteamericano, recompensar el resurgir de grandes monstruos que en algún momento estuvieron en la cúspide de la meca del cine, cayendo en picado hasta casi la extinción.

Como ya sucediera con John Travolta, en esta edición, la prensa extranjera reconoció la labor de luchador de Wrestling, de Mickey Rourke, premiándolo como Mejor Actor de Drama por The Wrestler.

Los premios en categoría de cine se repartieron como sigue:

Mejor película dramática: Slumdog Millonaire

Mejor comedia o musical: Vicky Cristina Barcelona

Mejor dirección: Dany Boyle por Slumdog Millonaire

Mejor actriz por película dramática: Kate Winslet por Revolutionary Road

Mejor actor por película dramática: Mickey Rourke por The Wrestler

Mejor actriz de comedia o musical: Sally Hawkins por Happy

Mejor actor de comedia o musical: ColinFarrell por Escondidos en Brujas

Mejor actriz secundaria: Kate Winslet por El Lector

Mejor actor secundario: Heath Ledger por El Caballero Oscuro

Mejor película de animación: WALL-E

Mejor película extranjera: Waltz with Washir de Israel

Mejor guión: Simon Beaufoy por Slumdog Millonaire

Mejor canción original: The Wrestler interpretada por Bruce Springsteen

Mejor banda sonora: Slumdog Millonaire de A.R. Rahman

Premio honorífico Cecil B.DeMille a Steven Spielberg
Anuncis