Dos impactantes frases me han llamado la atención en la prensa catalana de este frío día de Enero. Las dos mencionadas por el, hasta ahora eurodiputado de la federación Convergencia i Unió, Ignasi Guardans; “la casa grande del catalanismo no es tan grande si de ella han de salir unos para que entren otros” o “es (en referencia a la casa grande del catalanismo preconizada por Artur Mas) un proyecto del secretario general, no de CIU“.

Si nos ceñimos a la primera frase, nada nuevo debe venirnos a la mente, al menos al tratar de asuntos políticos. Y es que es muy natura, sano y casi de agradecer, que los partidos políticos cumplan con algo tan democrático como renovar a las personas que ejercen responsabilidades de cualquier carácter.

Pero es la sentencia de Guardans respecto a su sustitución al frente de la candidatura de CiU para las próximas Elecciones Europeas, la que suscita mi atención y especial interés.

Muchos ya vimos en la tan cacareada y anunciada a bombo y platillo, en foros nacionalistas, catalanistas de pro y tertulias filo convergentes en radios, periódicos y televisiones bastante afines, creación de la Casa Grande del Catalanismo.

Para Guardans, un activo de gran valor dentro de la coalición nacionalista, parece que el problema de su reelección radica en que éste, se ha preocupado más de trabajar para su partido y su tierra desde Europa, que en aparecer ante los ojos de la sociedad con un marcado perfil soberanista.

Nadie afín a ningún partido o movimientos distintos podía expresar mejor algo que el propio protagonista ha sufrido en sus carnes. Y es que, al menos la Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) de hoy, parece dirigir discursos y acciones bajo el paraguas de una extraña casa gran en la que cualquiera que abrace un nacionalismo de postín, tendrá cabida. Pero acogiéndonos a las palabras de Guardans, ¿ será esta la deriva que seguirá CiU o bien es un sendero personalista de Artur Mas, en su afán de desbancar de la Generalitat al Molt Honorable President José Montilla (creo que esto le toca bastante la moral) ?.

La elección de un independiente, Ramon Tremosa, para encabezar la candidatura de CiU al Europarlamento creo que debería sorprender a todos, especialmente a los votantes de Convergencia. Para Artur Mas, parece que lo méritos de Tremosa radican en;

1. Es independiente, y para la Casa Gran, es de vital importancia.

2. Es soberanista, ya tiene ganado el cielo de nacionalismo redentor.

3. Manifestó su aversión al actual Estatut. A Montilla ni pan.

4. Se ha movido en la órbita de ERC, pero lejos de Carod, que nadie se confunda. No van a llenar solo la Gran Casa verdad ?

Estos puntos resumen pues el manual del perfecto inquilino de la Casa Gran del Masnacionalisme, algo así podríamos leer en un anuncio de cualquier inmobiliaria; “Busco soberanista, de marcado perfil intelectual y a ser posible afín a CiU (con o sin carné), que rechace el Estatut y la relación con España (salvo en elecciones claro), para entrar a vivir en régimen de alquiler. Preguntar por en Mas”.

Ignasi Guardans, siendo preguntado por su futuro a partir de ahora sentenció con una nueva perla, según reproducen los medios “(…) piensa en trabajar para el sector privado o público. Si lo que importan son los valores, y no el carné de los partidos, esto debe valer para todo el mundo”.

Que cada uno saque sus propias conclusiones de esta sentencia…

Anuncis