rosa diezUPartido para Díez (UPyD) el movimiento político, presuntamente regenerador de nuestra democracia, empieza a dar muestras de lo que es; un amasijo de intereses ocultos dirigido por una ambiciosa e histórica política.

Rosa Díez, quien antaño disputó la Secretaria General del PSOE, es ahora, curiosamente, después de más 30 años en la primera línea  política, el adalid de la renovación y las buenas maneras. Al menos, así se presenta en sociedad.

Un dicho que me gusta aplicar en política: “no te fíes de quien reniega de las ideologías y desee gestionar lo público”. Rosa Díez, La Rosa de España, el espíritu libre que azuza con revolucionar la política española, anda por el vertiginoso camino que otros ya han marcado en otros países europeos.

Y es que las formas populistas, azuzando el nacionalismo más casposo, pasando por la derecha en ocasiones al mismo PP y mostrando como reclamo la imagen dura de su líder, son los únicos argumentos conocidos de UPyD. La antaño socialista reconvertida ahora en regeneradora, ni siente, ni expresa ni muestra un solo ápice de ideología en sus escasas propuestas. Pero en el trasfondo asoma lo más oscuro de la extrema derecha europea (populismo rancio, demagogia a todas horas, y salidas de tono nacional centralistas cuando consigue su minuto de gloria en los medios.

Y es que observando el fenómeno UPyD seguro que encontramos con extrema facilidad curiosos paralelismos. Un ejemplo muy semejante a Rosa Díez lo vivimos en la vecina Francia, en la figura “gemela” de Marine Le Pen y su liderazgo al frente de la extrema derecha gala. Y mejor no profundizar en las propuestas y actuaciones estelares del diputado “upeydero” Toni Cantó, probablemente el diputado más casposo del Hemiciclo en la actual legislatura.

La gran mentira de UPyD es mostrarse como una nueva marca política socialista, cuando su ideario fundacional y sus formas políticas son más propias de una filial del Partido Popular que una formación de izquierdas.

Ideología o Populismo. A la vista de las actuaciones de la líder de UPyD y su egocéntrica misión regeneradora de la política española, no cabe duda que el disfraz de cordero le viene estupendamente a esta loba que oficia como defensora de la nación española.

 

 

Anuncis