La sesión del Pleno del Congreso de los Diputados del 18 de Octubre de 2016 pasará a la historia de los avances en materia de igualdad por el pequeño, pero gran paso, dado en el terreno de la igualdad de género; la aprobación de la propuesta no de ley de igualar los permisos paternales a los que ya disfrutan las madres trabajadoras, hasta las 16 semanas.

La propuesta aprobada recoge igualmente que estos permisos deberán ser intransferibles y remunerados 100% así como la protección del puesto de trabajo de quien los disfrute.

Esta iniciativa marca una tendencia que no puede ser regresiva, y sienta las bases para el desarrollo de una ley en materia de permisos y licencias que incorpore al mercado laboral español en el siglo XXI.

Este significativo avance, debe permitir romper una de las mayores discriminaciones que sufren las mujeres trabajadoras en nuestro país, en tanto que son las principales afectadas por las reducciones de jornadas o las excedencias laborales al tener que ocuparse del cuidado de sus hijas e hijos.

El enorme desequilibrio existente entre las horas de dedicación al cuidado de hijas e hijos, de las mujeres y los hombres, deberían con esta iniciativa, tender a disminuir y equipararse progresivamente, por cuanto los hombres se encontrarán en igualdad de condiciones para ocuparse de su hogar, y asumir la responsabilidad de ejercer la paternidad cada día, de forma igualitaria.

Ahora, la propuesta deberá convertirse en proyecto de ley, una vez supere los trámites legislativos, y se determine los contenidos que marcarán o no si la senda de la plena igualdad entre hombres y mujeres ha superado un nuevo escollo.

La futura ley puede tener ya una buena base para su redacción. Y es que con la Proposición de Ley ya elaborada y a punto de ser presentada por la Plataforma de por unos Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción buena parte ya está hecha y servida para que los legisladores y legisladoras puedan preparar una futura ley que cumpla con la plena igualdad en este campo.

La futura ley pues, ha dado ya sus primeros pasos. Los hombres tendremos en un futuro no muy lejano, la palabra. La existencia de unos permisos iguales, intransferibles y remunerados será una prueba de fuego para determinar como se expresa la masculinidad en nuestro país. Con una legislación que ampare y facilite a los hombres asumir responsabilidades hasta ahora relegadas al papel femenino, por desaparición, inacción y abandono de los hombres, veremos si como colectivo, comprendemos que el cuidado, mantenimiento, educación y dedicación a nuestra familia, no tiene ni género ni sexo.

No habrá excusas y será un síntoma de machismo latente y enfermizo, si de forma gradual, no se observa un incremento de las solicitudes de disfrute de estos permisos por parte de los padres trabajadores. Los hombres feministas tenemos un gran reto por delante; educar en la corresponsabilidad, la plena igualdad y la lucha contra toda discriminación, a nuestros similares.

 

Anuncis